Resumen

El Estado Nacional por DNU N° 260 del 12 de marzo de 2020, en virtud de la pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS),  amplió la emergencia pública en materia sanitaria, por el plazo de UN (1) año.

Por Decreto N° 297/20 se estableció el “aislamiento social, preventivo y obligatorio”  (ASPO) que fue prorrogado sucesivamente, hasta el 7 de junio de 2020, inclusive.

Mediante Decreto N° 520/20 y 576/20 se diferenció a las distintas áreas geográficas del país, en el marco de la emergencia sanitaria originada por COVID 19, entre aquellas que:

  • Pasan a una etapa de “distanciamiento social, preventivo y obligatorio”.
  • Permanecen en “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, de acuerdo al estatus sanitario de cada provincia, departamento y aglomerado.

Por las medidas adoptadas se produjo una limitación en la circulación de las personas, con el consecuente impacto en la economía, afectando a las empresas, a las actividades independientes y al empleo.

A raíz de esto, el Poder Ejecutivo Nacional estimó necesario coordinar esfuerzos para morigerar el impacto de las medidas sanitarias sobre los procesos productivos, el desarrollo de las actividades independientes y el empleo.

En tal sentido, mediante el Decreto Nº 332/20, modificado por sus similares Nº 347/20 y Nº 376/20, se creó el “Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción para empleadores y empleadoras y trabajadores y trabajadoras afectados por la emergencia sanitaria”, disponiendo beneficios tales como la postergación o reducción del pago de aportes y contribuciones del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

La disminución en la actividad productiva, consecuencia del ASPO, se ve reflejada asimismo en la recaudación tributaria y, consecuentemente, en los recursos destinados a los Agentes del Seguro de Salud.

La situación descripta amenaza la cadena de pagos del Sistema de Salud, sector clave para minimizar los impactos de la pandemia y brindar la debida atención de sus beneficiarios.

A través del Decreto Nº 908/16, se conformó el Fondo de Emergencia y Asistencia de los Agentes del Seguro de Salud, de inmediata y permanente disposición de la Superintendencia de Servicios de Salud, destinado a:

  • Asistir financieramente a obras sociales ante situaciones de epidemias y/o emergencias en el ámbito del territorio nacional.
  • Financiar situaciones de excepción, no contempladas en las normativas vigentes y que produzcan un impacto negativo sobre la situación económico financiera de las obras sociales.

Paralelamente, por Decreto Nº 554/18, se creó el “Programa de Asistencia Financiera para el Fortalecimiento Institucional y Mejoramiento de la Calidad Prestacional de los Agentes del Seguro de Salud”, destinando los fondos afectados por el artículo 6º del Decreto Nº 908/16, a fin de dar cumplimiento con los objetivos y finalidades de este último decreto.

En función de lo expuesto, mediante las Resoluciones Nº 941/20 y Nº 1086/20, este Ministerio de Salud instruyó a la Superintendencia de Servicios de Salud que otorgue apoyos financieros de excepción destinado a los Agentes del Seguro de Salud que hubieran sufrido una caída en la recaudación durante los meses de abril y mayo de 2020, con relación al mes de marzo de 2020.

Manteniéndose vigentes las circunstancias que determinaron el dictado de las mencionadas Resoluciones, se estima necesario instruir nuevamente el otorgamiento de un apoyo financiero a los Agentes del Seguro de Salud, con carácter excepcional y extraordinario.

Por ello, EL MINISTRO DE SALUD, RESUELVE:

  1. OTORGAR UN APOYO FINANCIERO DE EXCEPCIÓN, A TRAVÉS DE LA SUPERINTENDENCIA DE SALUD, destinado a los Agentes del Seguro de Salud que hubieran sufrido una caída en la recaudación durante el mes de junio de 2020, con relación al mes de marzo de 2020, para garantizar:
  • El adecuado funcionamiento de los servicios de salud durante la vigencia de la pandemia de COVID-19.
  • El pago en tiempo y forma a los prestadores, indispensables para la continuidad de la atención de los beneficiarios.
  1. EL APOYO FINANCIERO ESTABLECIDO será abonado con recursos del Fondo de Emergencia y Asistencia, afectados al “Programa de Asistencia Financiera para el Fortalecimiento Institucional y Mejoramiento de la Calidad Prestacional de los Agentes del Seguro de Salud.”.
  • El monto será el resultante de la diferencia entre la suma de recursos percibidos, por aportes y contribuciones previstos en el artículo 16 de la Ley Nº 23.660 y aportes del artículo 39 de la Ley Nº 24.977 durante el mes de marzo de 2020, y la recaudación percibida durante el mes de junio de 2020, de conformidad con la información que brinde la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

OBSERVACIONES

  • El apoyo financiero establecido en la presente resolución no exime de abonar aportes y contribuciones, a los empleadores o sujetos adheridos al Régimen Simplificado de Pequeños Contribuyentes (RS)
  • La totalidad de los fondos recibidos en función del apoyo financiero, deberán ser destinados a garantizar la prestación de servicios de atención de la salud.

VIGENCIA: a partir del día 28 de julio de 2020.

TEXTO COMPLETO

MINISTERIO DE SALUD – Resolución 1284/2020