Diplomatura en Comunicación Judicial: “Una mejora de la Gestión”

Diplomatura en Comunicación Judicial: “Una mejora de la Gestión”

En el marco de la finalización de la primera cohorte de la Diplomatura en Comunicación Judicial, la Facultad dialogó con el coordinador de la Diplomatura, Guido Stochyk, y el cuerpo docente integrado por José Ignacio López, Candela Villalibre y Juan Francisco Diaz. 

¿Qué es la Diplomatura en Comunicación Judicial y qué representa? 

Guido Stochyk: La Diplomatura es una oportunidad que se ajusta a los tiempos que corren, es decir, la separación entre Comunicación y Derecho, o Comunicación y Poder Judicial, se trabaja académicamente como compartimentos estancos. Vemos que en la agenda mediática de los medios de comunicación tiene una actualidad que requiere que en la formación profesional de ambas disciplinas, incorporen conceptos que les sirvan para desarrollar su propia actividad. Un abogado debe conocer conceptos básicos y especializados sobre comunicación, pero también el periodismo entender el lenguaje y las instancias judiciales, y como se lleva adelante la comunicación judicial de manera correcta. Hemos visto a lo largo del tiempo que las confusiones en el periodismo finalizan muchas veces en condenas mediáticas. Después, se ve cuando terminan los procesos que la verdad del expediente termina en un lugar completamente distinto.

José Ignacio López: La Diplomatura propone una idea de especialidad en una disciplina muy puntual. Vendría a conectar el derecho con la comunicación y tiene pautas que profesionales de ambas disciplinas no están acostumbrados a compartir. Es decir, que los abogados sepan comunicar y que los periodistas puedan tener más precisión técnica desde el punto de vista jurídico.

Nuestra propuesta trató de combinar, dirigida a profesionales de ambas especialidades, elementos que le sirviesen a unos y a otros. Para poder, desde la tarea jurídica y judicial, brindar una mejor comunicación. Y también, que los comunicadores puedan ser fiel a aspectos técnicos y no caer en imprecisiones que puedan ser objetadas.

Uno de los módulos de la Diplomatura fue sobre “Género y Comunicación” ¿Cuál es su importancia y que lugar se le otorga en el ámbito judicial?

 Candela Villalibre: Hay un montón de cuestiones que establece el marco normativo internacional y nacional y que todavía no se reflejan en la práctica, en los escritos y en muchas resoluciones judiciales. Si bien hoy en día el movimiento feminista ha puesto esta problemática en agenda y se hicieron muchas transformaciones, todavía falta. El uso del lenguaje no sexista es una de ellas. Creo que de a poco hay transformaciones que se van haciendo. La instancia del diplomado también venía a cuestionar esto y a brindar herramientas a los alumnos y a las alumnas, para que justamente puedan utilizar un lenguaje no sexista e ir expandiéndolo. Ese era el principal desafío. Creo que se reflejó en el trabajo practico final. El primer trabajo que realizaron fue de una manera, y después de que se dio el módulo de Género, en todos los trabajos finales eso se reflejó. Entonces, creemos que esa transformación, al menos en el aula, se hizo y esperamos que se vaya expandiendo.

¿Cuáles creen que son los mayores desafíos que tiene la Justicia en cuanto a la comunicación de sus actos?

 Juan Francisco Diaz: Dentro de los temas que hemos tratado, creo que el primero es el tipo de lenguaje que se usa en el Derecho, y en particular en la Justicia. Observamos que se utilizan de forma exacerbada ciertos latiguillos, que reproducen términos en latín y precisiones técnicas. No estamos en contra de eso, porque hace a la ciencia jurídica, creemos que los magistrados al momento de impartir Justicia, se olvidan hacia quien está dirigida esa decisión, personas de a pie. Que si bien, esa persona tiene un abogado que va a estar defendiendo sus derechos, también debería ser autosuficiente y poder entender qué es lo que dispuso la Justicia. En esa lógica, lo primero que se debería atacar es la estructura de cómo se escribe en el Derecho. Eso lo hemos visto a lo largo de las clases.

Utilizamos como herramienta de enseñanza la estructura del fallo, para buscar los distintos elementos, y a su  vez criticarlo. Hay cierto dequeísmo en la Justicia, se utilizan ciertas palabras que ni siquiera se emplean en la cotidianeidad.

Si bien, el que está del lado de la Justicia cree que le da un mayor estatus cientista, muy por el contrario, lo que no permite es que la gente pueda saber de qué se está hablando. En ese sentido, creemos que una de las primeras formas de atacar la problemática es enseñando cómo se comunica, y también, que tipo de medios se utilizan para comunicar. Hemos tenido clases, por demás fructíferas, de cómo la Justicia tiene que empezar a publicitar sus propias actividades. Esto serviría para que la gente, aunque no esté atravesando un proceso judicial, sepa cómo está funcionando la Justicia. Vimos varios ejemplos de cómo utilizar distintos medios informales. Hoy las redes sociales (las podes nombrar) pueden servir para divulgación de las decisiones y actividades  de las instituciones.

Otro de los temas que se vieron en la Diplomatura fue el Acceso a la Información Pública.

J.I.L.: El Acceso a la Información Pública, es un tema central. Es una gran herramienta para la ciudadanía y para el periodismo en particular. De esta manera, se puede acceder a información fehaciente y concreta de diversas áreas estatales, y a partir de eso, comunicarla a la población. Sirve como un puente vital a la hora de dar información concreta, real, veraz y comprobable a la ciudadanía. En ese sentido, en este diplomado tratamos de enseñarle a los profesionales, cómo utilizar esas herramientas. Contamos con un especialista en la temática que asistió a uno de encuentros, y con nuestros propios conocimientos. En ese sentido, creo que pudimos exponer cuál es la regulación y cómo se realiza un pedido de acceso a la información pública, tanto a nivel nacional como en el marco de la provincia de Buenos Aires.

J.F.D.: Además, dentro de la temática del acceso a la información pública, a partir de esta nueva instancia estatal del Estado de Derecho(raro), propone una ciudadanía activa y una democracia participativa. No solo por los representantes institucionales que uno elige a través del voto, sino también porque la ciudadanía, comienza a interactuar directamente con las distintas instituciones.

G.S.: El acceso a la información pública permite levantar la vara de la gestión pública. Una gestión que está obligada a publicitar sus actos y que pueda ser controlada por la sociedad. Esto permite una mejora de la gestión.

¿Cuál es el diagnóstico final que observan con esta Diplomatura?

J.I.L.: Estamos muy contentos con la experiencia y agradecemos a la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, a su rector Diego Molea y a los decanos de ambas facultades, María Fernanda Vazquez y Gustavo Naón, que nos invitaron y acompañaron con la realización de esta propuesta. Creemos que concluyó con mucho éxito.

C.V.: En base a las propuestas de Comunicación Judicial que se hicieron como trabajo final, muchas van a ser aplicadas en el Departamento Judicial de Lomas de Zamora. Por lo tanto, creemos que en los próximos meses quizás o en un futuro se puedan ver cambios cercanos de todos estos lineamientos que estuvimos viendo, esperamos que eso suceda.