“Terminar con la brecha de desigualdad”

“Terminar con la brecha de desigualdad”

Camila Triñanes es estudiante de nuestra Facultad y se convirtió en la primer estudiante de una Universidad Pública argentina en ser seleccionada para la beca Youth Leaders de Eisenhower.

Camila Triñanes de 22 años, es estudiante de nuestra Facultad, participa del proyecto de investigación “Resocialización de Jóvenes Privados de la Libertad a partir de Procesos Restaurativos” y durante el 2019 fue elegida para representar a Argentina en la beca Youth Leaders de Eisenhower. Ella se postuló con el objetivo de adquirir herramientas para desarrollar un proyecto vinculado a la creación de una fundación que trabaje en los barrios más vulnerables y así terminar con “la brecha de desigualdad”, según expresó. Es la primera estudiante argentina que participa de una beca Eisenhower, de una Universidad Pública.

¿Cómo fue la experiencia de ser convocada para las becas de Eisenhower?

Me eligieron en 2019 para ser becada como representante de Argentina. Viajé a Colombia y participé de una conferencia sobre “El Futuro de la Educación”. Las convocatorias fueron abiertas y ellos me pagaron todo, porque sino no hubiese podido ir por mi cuenta. Tuvimos charlas y conferencias muy variadas, luego te asignan un mentor para que puedas seguir desarrollando tu proyecto y quedan a disposición todas las herramientas que brindan desde la beca. Desde el comité de selección destacaron que estaban contentos de haber podido elegir a una estudiante de la Facultad de Derecho, ya que soy la primera en representar a Argentina desde una Universidad Pública.

¿Qué características tiene el proyecto que presentaste para la beca?

El proyecto es de ayuda social directa en merenderos y comedores del conurbano, para garantizar la seguridad alimentaria y la educación de niños, niñas y adolescentes y de esa forma incentivarlos a que terminen sus estudios. El proyecto evolucionó en una fundación que tiene que ver con la posibilidad de tener pensamiento crítico, desarrollar la capacidad de resolución de problemas y creatividad para comunicarse. Desde ese punto, el objetivo es crear futuros líderes en los barrios, personas que puedan salir de sus barrios y puedan ser profesionales. La fundación se llama Zonas Grises y la idea era lanzarla en Julio, pero con la presencia del Coronavirus, me empezaron a escribir de diferentes merenderos que no tenían para comer y nos pusimos en marcha. La fundación tiene 4 ejes que son la ayuda social directa, la educación, el desarrollo de talleres y la alfabetización digital.

Desde Eisenhower, ¿Qué buscan despertar en los becados?

Esperan que, en el transcurso de un año, puedas desarrollar un proyecto que tenga que ver con los conocimientos que adquiriste. Buscan que cada uno de los becarios le devuelva a la sociedad, desde sus proyectos, lo que se invirtió para nuestra formación académica.

¿Qué importancia tuvo que seas estudiante de una Universidad Pública?

Pertenecer a una institución de educación pública creo que jugó un rol importante. Cuando me reuní con el comité de selección, conté de dónde venía. Yo, antes de estudiar en la Facultad, también estudié en un colegio público. De 30 compañeros que éramos, solo yo terminé estudiando con regularidad una carrera universitaria. Les conté que tengo la posibilidad de concurrir a una Universidad que siempre tiene en cuenta las posibilidades socioeconómicas de sus estudiantes, que tiene una comunidad muy conformada y que siempre trata de hacernos parte. También comenté sobre la educación en general en Argentina, una educación pública, gratuita, y de calidad. Y que, por suerte, hay muchas más posibilidades de educarnos que en otras partes del mundo.

¿Qué te aportó, en lo personal y profesional, acceder a una beca como la de Eisenhower?

Fue una experiencia maravillosa no solo desde lo académico, sino también desde lo cultural. Conoces gente de otros países y otras realidades. Hay mucha gente joven en el mundo que está muy comprometida con diferentes causas. Me cambio la mirada acerca de la realidad de las cosas. Pude desarrollar otras habilidades que no tenía, como el liderazgo o la comunicación. Hoy puedo pensar en que soy un agente de cambio.

¿Qué expectativas tenés para cuando finalice tu año de becaria?

Mi expectativa es poder llegar a la mayor cantidad de personas con necesidades. Y, sobre todo, poder llegar a donde el Estado no lo logra. Por eso, mi objetivo es poder generar una fundación que sea sustentable en el tiempo y que logre terminar con la brecha de desigualdad que hay en la sociedad. Quiero lograr que la gente no sienta que el lugar donde nació determine quienes son.

¿Por qué recomendarías a los estudiantes acceder a una beca como lo estás haciendo vos?

Se los recomiendo porque te cambia la mirada sobre la vida. Si algo te interesa hay que trabajar mucho. A veces no es solo un promedio, es muy importante tener compromiso con uno mismo y con el otro, hay que involucrarse en iniciativas de la Facultad y en los programas de extensión e investigación. Un intercambio quizás es 10 veces más enriquecedor que viajar de vacaciones. Creo que todo lo que pueda potenciar la educación y desarrollo personal, hay que tomarlo.

Para más información sobre la beca Eisenhower Fellowships y el programa Youth Leadership Network podés ingresar en el siguiente link https://eisenhowerfellowshipsyouthleadernetwork.org/youth-leaders-2020/